Prueba desde 9,90€ durante las dos primeras semanas EMPEZAR

Al igual que la alimentación base, los snacks que proporcionamos a nuestros amigos de cuatro patas deben ser de calidad y tener la mejor composición posible. Aunque como su propio nombre indica, son “snacks”, no serán su dieta habitual y se darán de forma esporádica y en pequeñas cantidades, por ello tampoco debemos obsesionarnos si sus ingredientes no son los ideales, pero tampoco debemos restarles importancia y olvidarnos de ellos.

En este post vamos a ver los distintos tipos que podemos encontrar en el mercado, a analizar algunas composiciones, y a decir, bajo nuestro punto de vista, cuales son los mejores para que al final sepáis escoger el adecuado para vuestro perro.

Tipos:

  • De entrenamiento: son aquellos que vienen en porciones pequeñas o barritas, por lo general semi-húmedos de textura blanda, y por ello tardan poco en ingerirlos. Son utilizados para premiar en sesiones de entrenamiento, habilidades, juegos de olfato, etc.
  • Recreativos: Aquí podríamos incluir todos aquellos de tamaño más grande que los anteriores, semi-blandos o duros, tardan más en masticar. Se pueden dar también para premiar o los más grandes para ejercitar la mordida, relajar, limpiar los dientes, etc.

Ambos tipos pueden ser:

  • Compuestos/Procesados: con distintos ingredientes (naturales o no) sometidos a un proceso de triturado, mezclado, prensado y deshidratado.
  • Naturales deshidratados: simplemente han sido deshidratados, suelen contener uno o dos ingredientes perfectamente diferenciables a simple vista, los cuales son comúnmente partes anatómicas de animales.

Tras esta clasificación vamos a poner varias composiciones y varios ejemplos. Antes de nada, recordaos que, al igual que en los piensos (como hablamos en el post ¿Qué esconden los piensos?), el ingrediente que se nombra al principio es el que se encuentra en mayor cantidad en el producto.

Compuestos procesados

De peor a mejor calidad de composición (independientemente del tamaño, forma y textura)

 Subproductos vegetales, cereales, carne y subproductos animales (incluido 4 % de pollo), extractos de proteínas vegetales, azúcar, minerales, aceites y grasas, semillas, hierbas.

 Cereales, subproductos vegetales, minerales (entre otros 2,5% tripolifosfato de sodio), carne y subproductos animales, extractos de proteínas vegetales, aceites y grasas. Aditivos: Heptahidrato de sulfato de zinc (1.045 mg/kg), aroma a vacuno (842 mg/kg), aroma a pollo (572 mg/kg). Sin colorantes y aromatizantes artificiales. (Composición de un snack muy conocido y anunciado para limpieza dental con cereales como primer ingrediente…)

 Verduras, carnes y subproductos de animales, cereales, azúcares, glicerina, aceites y grasas, subproductos vegetales, minerales, semillas.

 Cereales (80 %), carne y subproductos animales (8 %) (Corresponde a un 19 % rehidratado; con, al menos, 1 % de vacuno en los huesitos rojos; al menos, 1 % de ave en los huesitos beige, y, al menos, un 1 % de venado en los huesitos marrones), aceites y grasas, minerales, leche y productos lácteos, levadura, subproductos vegetales. (Aunque no lo ponga tiene que llevar algún tipo de colorante seguro)

 Tapioca, gluten de trigo, harina de trigo, lignocelulosa, proteína animal (hidrolizada), minerales.

 Carne y subproductos cárnicos (20% ave) (¿Qué ave?) y cereales.

 Carne y subproductos animales (95 % en total, incluido 26 % de pollo), minerales, aceites y grasas.

Patatas 52,5 %, carne de cordero (deshidratada) 31%, grasa de ave, manzana (deshidratada) 5%, lignocelulosa, levadura (deshidratada).

Que un snack contenga subproductos y algún cereal no es del todo inaceptable (si lo es que lleve azúcares) al ser un alimento que se va a dar de forma esporádica, aunque está claro que cuanto menos de estos ingredientes tenga mejor. En mi opinión, no elegiría ninguna de las opciones anteriores, hoy en día tenemos en el mercado snacks mucho más saludables, de mayor calidad, por precios similares.

 

Composiciones buenas

 Carne, salmón y atún (min. 14%), cereales (arroz min. 7%), glicerina. Aditivos: ácido propionico, sorbato potásico. Antioxidantes: ácido cítrico, aceite de orégano.

 Carne de conejo (93,0 %), subproductos vegetales, minerales. Sin aditivos

 Sardina 31%, jamón serrano 25%, carne de ternera 15%, arroz, glicerina vegetal. Aditivos: ácido cítrico. Antioxidantes: aceite de orégano, romero, levadura de cerveza.

 Bocaditos criaderosà Pollo fresco (70%), arroz partido, hígado de pollo, harina de pollo, cloruro sódico.

En los cuatro anteriores ejemplos de composiciones veis que, aunque contengan subproductos y cereales como el arroz, el porcentaje de carne es mayor. Así que serían mejor opción.

 

Composiciones muy buenas

 Pavo fresco (70%), patata, arándanos, frambuesa, remolacha roja, aceite de salmón.

 Cerdo ibérico fresco (70%), patata, zanahoria, brócoli, puerro, aceite de salmón.

 Pollo fresco (70%), patata, queso, miel, aceite de salmón.

 Pollo fresco (70%), patata, manzana, pera, aceite de salmón.

 Salmón fresco (70%), patata, zanahoria, brócoli, puerro, aceite de salmón (rico en DHA).

 Carne fresca y carne fresca de pescado (85%), cordero fresco (35%), pollo fresco (20%), hígado fresco de cerdo (20%) y pescado fresco (10%), brotes de leguminosas: guisante verde Pisum sativum (3,76%), guisante blanco Pisum spp. (3,75%), lenteja Lens culinaris (1%), glicerol (3%), algas deshidratadas (2,09%), producto de levadura de la especie Saccharomyces cerevisiae (0,75%), glucosamina (0,15%), condroitin sulfato (0,1%). (Incluso con condroprotectores)

 Hígado fresco de cerdo (55%), pollo fresco (20%), pescado fresco (10%), guisante verde, guisante blanco, lenteja, glicerol, algas deshidratadas (2,09%), levadura de cerveza, glucosamina (0,15%), condroitín sulfato (0,1%).

 Pollo fresco (55%), hígado fresco de cerdo (20%), pescado fresco (10%), guisante verde, guisante blanco, lenteja, glicerol, algas deshidratadas (2,09%), levadura de cerveza, glucosamina (0,15%), condroitín sulfato (0,1%).

 Codorniz secada 35%, guisantes amarillos, almidón líquido vegetal, salsa de codorniz, salsa de hígado de ave, colágeno, 1% de orégano, aceite de salmón.

 

Naturales deshidratados

Tripa de cerdo

Esta sería la mejor de las mejores opciones, aunque es más difícil encontrarlos en formato “entrenamiento”, es decir, en pequeños trocitos. Se pueden dar como premio (pechuga de pollo, de pato, pescaditos…) o como recreativo (en el caso de tráqueas, nervios, tendones, patas, orejas…).

Dentro de los snacks naturales deshidratados vemos lo que hay, los ingredientes suelen ser claros, y tenemos algunos ejemplos con composiciones tan simples como estas:

  • Arenque del báltico, piel de bacalao del atlántico.
  • Cabezas ahumadas de arenque del báltico, piel de bacalao del atlántico.
  • Filete de pechuga de pollo (68,0 %), pescado (26,0 % anchoas), subproductos vegetales, minerales. Sin aditivo
  • Piel de vacuno (55,0 %), filete de pechuga de pollo (42,0 %), subproductos vegetales, minerales.
  • 100% pata de pollo
  • 100% tráquea bovina
  • 100% pata de cordero
  • 100% oreja de conejo
  • 100% piel de salmón
  • 100% espadines
  • 100% tripa de cerdo

Tráqueas bovinas

Patas de pollo

Piel de salmón

Espadines

Orejas de conejo

Patas de cordero

Todas estas opciones y muchas más las tenéis disponibles en la tienda online Tres Trufas

Hazlo tú mismo

Y, por último, otra opción que queríamos comentaros, cada vez más común, es la de deshidratar nosotros mismos los snacks en casa para nuestro perro, invirtiendo en una deshidratadora (desde unos 35 €). De esta forma tendremos la garantía de que sabemos la calidad del producto que ponemos.

Además, se pueden deshidratar infinidad de alimentos, desde pechuga de pollo, de pavo, pescaditos pequeños, hasta alguna fruta, y en el tamaño que queramos adaptado a nuestro perro y al fin con el que queramos usar el snack.

¿Y tú que snack prefieres para tu mejor amigo?
WhatsApp chat