Prueba 2 semanas desde 9,90€ (Aviso COVID: seguimos cocinando para vosotros) EMPEZAR

Hoy os traemos una receta natural de comida casera apta para perritos con enfermedad renal. Muchos de vosotros nos escribís contándonos los problemillas de vuestros perros y no siempre podemos ayudaros con nuestras recetas Frankie, ya que las que tenemos ahora mismo están formuladas pensando en perritos sanos. Entonces, aunque está entre nuestros planes disponer algún día de recetas completas específicas para las patologías más comunes, mientras, hemos querido echaros una pata dándoos algunas ideas por si queréis cocinar vosotros mismos en casa.

Pero antes de nada vamos a explicar un poquito en qué consiste la enfermedad renal y que características principales debe tener la dieta para este problema.

¿Por qué los riñones son tan importantes?

  Encargados de filtrar todas las sustancias de deshecho del organismo.

Algunas de estas sustancias las reutiliza y las devuelve a la sangre si son necesarias, otras las deshecha por la orina. Cuando su funcionalidad se ve mermada puede desechar sustancias que sí serían necesarias para el organismo, como proteínas (proteinuria), produciendo con frecuencia pérdida de peso secundaria en los perros afectados, o por el contrario, mantener en sangre sustancias tóxicas que deberían desecharse, como la creatinina o la urea, provocando lo que se denomina uremia o azotemia. Por ello, en las analíticas los típicos parámetros que nos indican un daño renal son la subida de estas dos sustancias. También se tiende a la retención de electrolitos como fósforo y potasio.

   Productores de hormonas como:

  • Eritropoyetina, estimuladora de la fabricación de glóbulos rojos en la médula ósea. Pudiendo provocar anemia cuando no funciona correctamente.
  • Renina, reguladora de la presión arterial. Pudiendo aparecer hipertensión al dañarse el tejido renal.
  • Calcitriol, equilibrio de la vitamina D en el organismo.

 

¿Por qué puede aparecer enfermedad renal en los perros?

  • Degeneración renal por envejecimiento.
  • Causas genéticas.
  • Falta de riego al órgano.
  • Deshidratación.
  • Tóxicos
  • Infecciones
  • Tumores
  • Secundaria a fármacos
  • Enfermedad inmunomediada
  • Incluso por una alimentación de mala calidad que haya forzado los riñones y el organismo en general.

Existen dos tipos en función de la aparición del daño:

  • Enfermedad renal aguda: si ha aparecido en un espacio corto de tiempo.
  • Enfermedad renal crónica: si se ha ido desarrollando poco a poco.

La enfermedad renal crónica puede aparecer a cualquier edad, aunque es más común en perritos de avanzada edad.

Es importante saber, que es frecuente que los síntomas aparezcan cuando su funcionalidad se haya visto afectada en un 70-80%, hasta entonces las nefronas sanas (células del riñón) son capaces de compensar las funciones de las dañadas.

Por esto, es recomendable hacer analíticas sanguíneas periódicas, mínimo anuales, incluso cada 6 meses, en perritos de edad avanzada, puesto que un diagnóstico temprano puede ayudarnos a disminuir la progresión de la enfermedad, mediante tratamiento y con ella aumentar el bienestar y longevidad del perro.

¿Qué síntomas podemos apreciar en un perro con enfermedad renal?

Los síntomas que puede mostrar un perro con enfermedad renal son poco específicos, además variarán en función de lo avanzada que la tenga.

  • Beben mucha agua (polidipsia),
  • Orinan mucha cantidad de orina (poliuria) y con mucha frecuencia, porque el riñón pierde la capacidad de concentrar la orina.
  • Diarreas
  • Vómitos y náuseas.
  • Falta de apetito (anorexia) e inapetencia.
  • Apatía
  • Pérdida de peso

Características de los nutrientes de una dieta para perros con enfermedad renal:

La dieta es un aspecto muy importante a tener en cuenta en la enfermedad renal ya que contribuye a retrasar su evolución, aunque no a solventar el daño ya presente.

Los objetivos principales que queremos conseguir con la dieta son:

    Cubrir las necesidades de energía y nutrientes del perrete, evitando la anorexia y pérdida de peso.

    Minimizar la producción de toxinas urémicas (urea y creatinina).

    Aportar palatabilidad para contrarrestar la falta de atracción del perro al alimento debido a la uremia, que afecta al sentido del gusto y olfato.

 

  PROTEINAS

 

Como ya hemos comentado, la azotemia y uremia se deben al acúmulo de las sustancias de deshecho en la sangre resultantes de la degradación de las proteínas de la dieta o de las proteínas internas del organismo al no funcionar bien los riñones y no ser capaz de excretarlas.

Una ingesta elevada de proteínas hace que esta azotemia aumente, pero, aunque es muy común escuchar que las dietas para enfermos renales tienen que ser muy bajas en proteínas, un déficit de las mismas en la dieta también puede ser perjudicial para la salud el perro.

Es muy importante la calidad de esas proteínas, por ello las dietas para perritos con enfermedad renal deben tener proteínas de alta calidad y alto valor biológico, y estar presentes en una proporción nunca inferior al 18%. Una restricción excesiva de proteínas puede derivar en una desnutrición proteica con su consecuente pérdida de peso, masa muscular, etc.

Aunque como siempre digo, cada caso es diferente, así que el nivel de restricción de proteínas en la dieta variará en función del grado de funcionalidad renal de cada perro.

 

  GRASAS

 

Una dieta renal debe ser rica en grasas, tengamos en cuenta que, como hemos dicho, será algo más limitada en proteínas, uno de los nutrientes principales del que los perros extraen energía normalmente, así que para contrarrestar tendrán que poder extraer energía del otro nutriente principal, las grasas.

Además, como hemos comentado antes, uno de los síntomas típicos en los perretes con enfermedad renal son las náuseas, los vómitos y la inapetencia. Dando una dieta rica en grasas, es decir, más energética:

  • Tendremos que administrar menos cantidad de alimento para suplir las necesidades del perro. Así si come poquito, ese poquito ya tendrá la suficiente energía concentrada para cubrir sus necesidades.
  • Y al ser menos cantidad, llenará menos el estómago, reduciendo la probabilidad de provocar vómitos y náuseas.
  • Aumentamos la palatabilidad y con ella disminuimos la inapetencia

 

  FÓSFORO

 

En la enfermedad renal los riñones retienen electrolitos como el fósforo, esta hiperfosfatemia (altos niveles de fósforo en sangre) puede llegar a provocar hiperparatiroidismo renal secundario, una patología que provoca endurecimiento de los tejidos del cuerpo por acumulo de mineralizaciones en ellos, por eso se debe restringir el fósforo en la dieta. Además, se ha comprobado en varios estudios que esta medida reduce la progresión de la enfermedad renal en los perros.

 

  SODIO

 

En la dieta renal se debe controlar la cantidad de sodio, debido a que un exceso puede generar hipertensión sistólica por la insuficiencia de los riñones para excretar el sodio.

 

  PROTECTORES RENALES

 

  • Ácidos grasos omega 3: disminuyen la pérdida de proteínas por orina (proteinuria), los niveles de colesterol, regulan la presión arterial y la inflamación y mejorar el flujo sanguíneo renal, haciendo que disminuya la progresión de la enfermedad.
  • Antioxidantes como vitaminas E, C, taurina carotenoides y flavanoles: reducen el estrés oxidativo, la proteinuria, la concentración de creatinina en sangre (sustancia de deshecho) y con ellos disminuye la progresión de la enfermedad renal.

 

  FIBRA

 

El aporte de fibra en la dieta mejora la calidad de la microbiota intestinal, haciendo que la absorción de nutrientes sea más efectiva, contrarrestando la pérdida de proteínas por la orina. A su vez la microbiota intestinal consume urea (sustancia de deshecho), disminuyendo así la cantidad acumulada en sangre que provoca la toxicidad.

 

  HIDRATACIÓN

 

Es muy importante el consumo de agua para mantener una buena hidratación.

En perros con enfermedad renal es importante administrar una alimentación fresca siempre que se pueda, que les proveerá de agua de forma natural. Además de disminuir alimentos ultraprocesado, cuyo procesado pueda haber disminuido la calidad de la proteína y demás nutrientes del alimento.

Receta casera

Esta receta solo es un ejemplo para orientaros, pero siempre debéis consultar a vuestro veterinario.

Todos sabemos de la existencia de los alimentos comerciales indicados y formulados expresamente para enfermedad renal, y este post no es para poner en duda su eficacia ni mucho menos, es una elección personal escoger una opción u otra para nuestro perro.

Aunque también puede ser viable intercalar ambas alimentaciones o apoyar el alimento comercial con esta receta natural, ya que a veces las dietas comerciales para patologías tienen una palatabilidad limitada y los perros pueden aburrirse de comer siempre lo mismo, o querer nosotros mismos variar la alimentación de nuestro amigo de vez en cuando.

 

INGREDIENTES

  • 400 g de carne de Cerdo, Ternera, Cordero (SIN HUESOS) o pescados azules como salmón, boquerones, sardinas…
  • 100 g Hígado de pollo
  • 250 g Brócoli, manzana, calabacín, calabaza, zanahorias… (a elegir)
  • 50 g Arroz integral
  • 100 g aprox huevos (1 huevo en perros pequeños y medianos/ 2 huevos en perros grandes)
  • Aceite de pescado azul
  • Probióticos: una cucharada de postre de yogur natural o kéfir de cabra por cada 5 kg de peso del perro al día.
  • Polvo de cáscara de huevo (aprox 1 gramo por cada 5 kg de peso del perro al dia)
  • Suplementación vitamínica en el caso de ser necesaria.

¿Cómo cocinar los ingredientes?

  • El cocinado al vapor es la mejor opción para evitar la pérdida de nutrientes.
  • El arroz se puede hervir en agua.

Como siempre esperamos que os haya servido de ayuda este post y os animéis a enriquecer la dieta de vuestro mejor amigo, aunque tenga una patología, con mayor motivo es el momento de hacerlo.

 

 

WhatsApp chat