Prueba desde 9,90€ durante las dos primeras semanas EMPEZAR
Hoy vamos a hablar un poco más de esta enfermedad, aunque ya hablamos de cómo detectarla en el post de la condición corporal, creemos que es importante recalcar algunas cosas porque es una patología muy común en los perros de nuestra sociedad, aproximadamente un 40% de ellos en España padecen sobrepeso u obesidad.

¿Qué es?

Como dijimos en otra ocasión, aunque creamos que no, es una patología, y debe ser motivo de preocupación. Esta cursa con excesivo depósito lipídico (grasa) en los tejidos del perro, de forma que puede provocar alteraciones en distintas funciones del organismo.

Consideramos obesidad cuando el peso real del perro supera el 20% de su peso ideal (el peso que debería tener). Para calcular esto podemos utilizar esta fórmula: % = 100 – (peso ideal x 100 / peso real).

Ej. si nuestro perro debería pesar 35 kg y pesa 45 kg, su peso real sobrepasa un 22,2% su peso ideal, por lo que este ejemplo sería un caso de obesidad.

¿Qué provoca en los perros?

  • Disminución de su longevidad y su calidad de vida.
  • Problemas en las articulaciones y los huesos por sobrecarga de los mismos.
  • Disminución de la movilidad, lo que provocará que cojan peso con más facilidad y entren en un círculo vicioso del que es complicado sacarles.
  • Intolerancia al ejercicio por fatiga, el corazón tiene que hacer más esfuerzo para bombear la suficiente sangre a todo el cuerpo, el cual es más grande de lo normal y tiene mucho almacenamiento graso. Sin contar con los depósitos grasos que se almacenan en las cavidades junto a todos los órganos, incluido al corazón, dificultándole también su correcto bombeo.
  • Dificultad respiratoria relacionado con el sobresfuerzo del corazón, mayor en perros con afecciones respiratorias congénitas como colapsos traqueales o perros braquicéfalos.
  • También puede provocarles mayores problemas cutáneos.
  • Sistema inmunitario débil.
  • La obesidad predispone a otras enfermedades como diabetes o síndrome de Cushing (hiperadrenocorticismo), esta última es una enfermedad endocrina que afecta a las glándulas adrenales.
  • También tienen mayores posibilidades de desarrollar tumores.
  • Problemas reproductivos.

 

¿Por qué mi perro tiene obesidad o sobrepeso?

Existen varios factores de riesgo que pueden hacer que nuestro perro padezca obesidad con mayor frecuencia, entre los que se encuentran:

  • Genética: razas como el Labrador y Golden retriever, Collie, Beagle, Cocker spaniel, Basset Hound, Scottish terrier, Teckel, Chihuahua… tienen mayor predisposición genéticamente a padecer obesidad. 
  • Edad:  varios estudios coinciden en que la frecuencia de la obesidad en los perros aumentan con la edad de ellos y, curiosamente, de sus propietarios. Siendo menos común en cachorros y perro jóvenes hasta los 12 meses de edad y más común en perros adultos y senior.
  • Sexo: siendo las hembras las que tienen mayor predisposición a padecer obesidad.
  • Esterilización/Castración: como es obvio, los perros castrados o esterilizados presentan mayor predisposición a la obesidad debido a que las hormonas sexuales influyen en la regulación del metabolismo. Además, los estrógenos tienen un efecto inhibidor del apetito. Esto explicaría el aumento del apetito en las perras castradas o esterilizadas.
  • Enfermedades endocrinas: como el hipotiroidismo.
  • Falta de ejercicio: la vida sedentaria influye negativamente.
  • Tipo y hábitos de alimentación: por una alimentación excesiva o de mala calidad.

Un perro con obesidad no es feliz. Un perro que pide comida en la mesa y le damos alimentos extremadamente grasos, con salsas, etc, que no debería comer, no va a ser más feliz que otro al que le enseñemos que mientras comemos no se le va a dar nada y sabe que tiene que estar en su camita descansando con el estómago lleno de una comida rica y equilibrada que le atrae y sacia tanto o más que la nuestra. Y si por algún casual nos hace ilusión que nuestro perro esté pidiendonos mientras comemos, al menos deberíamos controlar qué alimentos son adecuados y cuáles no, y llevar un control aproximado de cantidades para luego no ponerle en su cuenco de comida la cantidad que teóricamente le toca comer, sin tener en cuenta que ya ha comido extras. Estas cosas son las que a menudo provocan el sobrepeso y la obesidad en nuestros amigos.

 

¿Cómo puedo prevenir o tratar la obesidad?

Como toda enfermedad es mejor prevenirla que curarla, para evitarla tendremos que tener en cuenta qué factores de riesgo pueden afectar a nuestro perro, analizar si es de una raza que tiene predisposición genética, si está castrado o esterilizado, si hace poco ejercicio, etc. Después, debemos tomar las medidas alimentarias estrictas necesarias, eligiendo una alimentación en la cantidad y características adecuadas a él (teniendo en cuenta que no todos los alimentos tienen la misma densidad energética, hablando de kcal). Para ello os aconsejo consultar con un veterinario especialista en nutrición.

Además, para prevenir, es también muy importante asegurarnos que realiza una actividad física regular. En el caso de tratar, hay que tener en cuenta que esta actividad debe estar adaptada a su estado en ese momento, ya que un perro que tiene un alto grado de obesidad tendrá que empezar a hacer ejercicio leve, paseos cortos de un tiempo determinado, e ir subiendo gradualmente tanto el tiempo como la intensidad del paseo. Como he dicho antes, en casos extremos mejor consultar con un veterinario especialista que nos de las pautas exactas adaptadas a nuestro perro.

 

Espero que este post os haya ayudado a ser conscientes de lo importante que es esta enfermedad para la salud de nuestros mejores amigos.

WhatsApp chat