Prueba 2 semanas desde 9,90€ (Aviso COVID: seguimos cocinando para vosotros) EMPEZAR
Seleccionar página

Con el calor llegan los temidos parásitos externos, los cuales, además de ser molestos, son transmisores de enfermedades. Hoy os hablaremos de un parásito muy conocido que se transmite a los perros a través de la picadura de mosquitos, la Leishmania, causante de la enfermedad parasitaria leishmaniosis.

Leishmania en los perros

La Leishmania es un protozoo microscópico que se transmite a través de la picadura de la hembra del mosquito flebótomo (Phlebotomus perniciosus). Este protozoo provoca la tan conocida leishmaniosis. La especie de leishmania que afecta en España es la Leishmania infantum.


  

¿Cómo es el ciclo biológico de la leishmania?

La hembra del flebótomo al alimentarse del perro inocula fases tempranas (promastigotes) de Leishmania infantum en su torrente sanguíneo, allí las células de defensa del organismo del perro (macrófagos) detectan el parásito y van a destruirlo (fagocitarlo).

Dentro de estas células de defensa Leishmania infantum madura y se desarrolla a la siguiente fase (amastigotes).

Una vez en este punto, ya todo depende de la calidad de la respuesta inmunológica del perro. Si sus macrófagos son capaces de fagocitar el parásito o no. En la mayoría de los casos no son capaces y Leishmania infantum se multiplica a gran velocidad dentro de los macrófagos hasta romperlos y diseminarse por el organismo.

Al alimentarse de nuevo una hembra de flebótomo, absorbería la sangre con los parásitos maduros (amastigotes) que circulan por el torrente sanguíneo del perro y dentro del mosquito pasarían a fases inmaduras otra vez (promastigotes metacíclicos), preparados para ser inoculados en un nuevo huésped y volver a comenzar el ciclo.

 

¿A quién afecta?

La leishmaniosis es una zoonosis, es decir, se puede transmitir a los humanos, pero siempre a través de la picadura de un mosquito infectado, por lo que un perro con Leishmania no es transmisor de la enfermedad, lo es el flebotomo. El perro es un mero hospedador.

Se han encontrado también otros hospedadores como liebres, zorros, lobos, etc.

 

Leishmaniosis ¿Cómo se produce la enfermedad?

Cómo hemos comentado el sistema inmune juega un papel fundamental en esta enfermedad parasitaria ya que en la mayoría de casos este no es capaz de eliminar al parásito. Sin embargo, esto no significa que no se produzcan anticuerpos, al contrario, se producen en masa, lo que pasa que son ineficaces.

Estos anticuerpos se unirán al parásito en un intento de defender el organismo, pero al no ser eficaces formarán, lo que se denominan inmunocomplejos.

Estos inmunocomplejos son la unión entre los antígenos del parásito y los anticuerpos. Y son la causa principal de la enfermedad, más adelante os explicaré por qué.

Además, hay dos respuestas más de defensa:

  • Linfocitos TH2: en este caso se activan los linfocitos (células de defensa) TH2 los cuales actúan de la misma manera explicada anteriormente. Estimulan la formación de anticuerpos ineficaces.
  • Linfocitos TH1: estos linfocitos estimularán una serie de sustancias que harán más fuertes a los macrófagos, los cuales serán capaces de neutralizar al parásito. Por ejemplo, el podenco ibicenco, tiene esta respuesta inmunitaria muy desarrollada, lo que lo hace resistente a la leishmaniosis.

Esta última respuesta inmunitaria es la que intentan desarrollar las vacunas de leishmania.

 

Patología y síntomas de la leishmaniosis

Los inmunocomplejos pueden depositarse en distintos órganos y provocar alteraciones en los riñones, articulaciones y vasos sanguíneos, principalmente.

La formación y depósito de inmunocomplejos es una de las causas de las lesiones en perros con Leishmania.

Pero es que, además, en la respuesta inmune, participarán las células inflamatorias, que van a formar granulomas inflamatorios crónicos en distintos tejidos u órganos, motivado por el depósito de inmunocomplejos en distintas zonas.

Podemos encontrar:

  • Perros sin síntomas
  • Perros con síntomas inespecíficos/ específicos

  Inespecíficos

  • Pérdida de peso
  • Atrofia muscular.
  • Aumento del tamaño de los ganglios linfáticos
  • Palidez de mucosas
  • Anemia como consecuencia de hemorragias o fallo renal.
  • Epistaxis (sangrado nasal)
  • Lesiones en bordes de las orejas que no cicatrizan.
  • Vómitos

  Específicos

FORMA VISCERAL

  • Alteraciones renales: glomerulonefritis e insuficiencia renal. Perdida de proteínas en orina, anemia, urea, creatinina.
  • Hepáticas: hepatitis granulomatosa.
  • Digestivas: colitis ulcerativa granulomatosa.
  • Poliartritis: depósito de inmunocomplejos en articulaciones. Cojeras intermitentes, disminución de la actividad física.
  • Lesiones oculares: conjuntivitis, queratitis, blefaritis, uveítis…

FORMA CUTÁNEA

  • Alteraciones dermatológicas: localizadas (donde el mosquito inoculó el parásito) o generalizadas.
    • Alopecias que comienzan en la cara, alrededor de los ojos y trufa.
    • Zonas con descamación de la piel.
    • Nódulos
    • Pústulas
    • Lesiones crónicas que no responden a antibiótico ni corticosteroides.
    • Sin existencia de prurito (picor)
    • Úlceras que no cicatrizan en borde de orejas, almohadillas, etc

 

Período de incubación

El período de incubación de la enfermedad es muy variable, ya que depende del sistema inmune del perro, puede ir desde los 2-6 meses hasta, incluso, años.

 

Diagnóstico

Además de tener en cuenta los signos clínicos su veterinario tendrá que realizar ciertas pruebas. Las principales son:

  • 1ª Diagnóstico mediante test comercial rápido (ELISA) que nos indicará + o –
  • Serología: Medición de anticuerpos específicos frente a leishmania.

Otras pruebas complementarias

  • Hemograma: para valorar grado de anemia.
  • Bioquímica: para valorar funcionalidad hepática y renal.
  • Urianálisis: valoraremos si hay pérdida de proteínas en orina, lo que nos indicará estado del riñón.
  • Proteinograma

 

Tratamiento

Según los resultados de las pruebas laboratoriales su veterinario determinará el tratamiento más adecuado con leishmaniostáticos y leishmanicidas.

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que no tiene cura, sin embargo, el tratamiento lo que hace es mantener al parásito a raya, disminuir la carga parasitaria al mínimo posible, lo que a la par disminuye el nivel de anticuerpos y con ello los síntomas que el depósito de inmunocomplejos provoca.

Si es detectado y tratado a tiempo muchos perros llegan a, lo que se denomina, “negativizar”, manteniendo al parásito latente en sus tejidos.

 

¿Cómo prevenir?

La prevención es LO MÁS IMPORTANTE de todo.

Habrá que tener especial cuidado con:

  • Ancianos y cachorros, cuyo sistema inmune es más débil.
  • Perros que vivan en zonas endémicas (mapa aquí).
  • Aquellos perros que duerman en el exterior, cuya exposición a la picadura de flebótomo es mayor.

 

Recomendaciones

  • Evita zonas de mucha humedad, zonas de río, embalses, etc, al amanecer y atardecer, pues cuando hay poca luz es cuando los flebotomos tienen su máxima actividad.
  • Otro método de protección es la instalación de mosquiteras en casa para evitar que entren al interior.
  • Utiliza durante TODO EL AÑO productos antiparasitarios repelentes.

Recomiendo utilizar collar durante todo el año y reforzar con pipetas + sprays al comenzar el buen tiempo (aproximadamente desde abril hasta octubre).

  • La elección de un buen antiparasitario es MUY IMPORTANTE, asegúrate de que se han realizado estudios eficaces y fíjate bien en la duración de los productos que elijas para cambiarlo cuando sea necesario.
  • Realiza un test rápido de leishmania una vez al año tras la época estival, preferiblemente en los meses de invierno. El diagnóstico precoz es esencial.
  • Existen terapias inmunológicas que refuerzan el sistema inmune mediante inmunomoduladores como la domperidona. Si te interesa este método para aplicar junto a los antiparasitarios consulta con tu veterinario, él te explicará todo lo que necesites saber.
  • También existen vacunas, aunque ninguna es 100% eficaz.

 

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria endémica en España, más común de lo que creemos, la prevención y la detección precoz son lo más importante, por ello es recomendable aplicar durante TODO EL AÑO antiparasitarios repelentes y realizar un test rápido de leishmania una vez al año como rutina.

 

Esperamos que este post os haya sido de utilidad. En el próximo hablaremos sobre la dirofilariosis, otra enfermedad parasitaria transmitida también por mosquitos. ¡No os lo perdáis!

WhatsApp chat