Prueba 2 semanas desde 9,90€ (Aviso COVID: seguimos cocinando para vosotros) EMPEZAR
Seleccionar página

En el post anterior hablamos de Leishmania infantum y de la enfermedad que provoca (leishmaniosis), y hoy os hablaremos de otro parásito también muy común e importante de conocer, Dirofilaria immitis o gusano del corazón. Se transmite también mediante la picadura de un mosquito y produce la dirofilariosis.

Dirofilaria immitis en perros

También llamado popularmente “gusano del corazón”. Es un nematodo que en su fase adulta se localiza en la arteria pulmonar y ventrículo derecho del corazón.

Es transmitido mediante la picadura de mosquitos culícidos (ej. Culex pipiens o mosquito tigre).

 

¿Cómo es el ciclo biológico de Dirofilaria?

Los diferentes estadios de Dirofilaria son: Microfilaria (Larva 1)–>  L2 –> L3 –>  L4 –> L5 –> Filaria adulta.

El mosquito inocula larvas L3 en piel y tejido subcutáneo, en 3-4 días las larvas maduran a L4 y alcanzan circulación sanguínea, allí mudan a L5 (tardando 1- 2 meses), hasta que llegan en su fase adulta a la arteria pulmonar del corazón (6-7 meses). Los adultos se reproducen, y las hembras depositan microfilarias que circularán por sangre general y periférica.

En este punto, otro mosquito que ingiera esta sangre con microfilarias se infectará. Dentro del mosquito se desarrolla el nematodo, desde microfilaria (L1) a L3 (en 2 semanas) volviendo a comenzar el ciclo al picar a otro perro e inocularle las L3.

Los adultos estarán solamente en arteria pulmonar.

 

 

¿A quién afecta la dirofilaria?

Puede afectar a cualquier perro, pero algunos tienen mayores probabilidades.

  • Perros expuestos: animales de guarda, vagabundos, de caza, de rehala…
  • Perros mayores: un animal de + edad tiene mayores posibilidades de que le haya picado un mosquito a lo largo de su vida.
  • Respuesta inmunitaria débil: una buena respuesta inmune haría que no se desarrolle la fase adulta del parásito, aunque sí las fases larvarias, pero al no haber adultos, no pueden reproducirse ni poner microfilarias. En conclusión, al no haber microfilarias en sangre circulante estos perros se denominarían AMICROFILARÉMICOS. Es decir, no transmiten la enfermedad a otros animales ni tampoco la padecen, al no haber adultos depositados en su corazón.

 

El vector transmisor de Dirofilaria: CULÍCIDOS

  • Hay más de 60-70 especies de mosquitos culícidos transmisores por toda España.
  • Contamos con especies tanto crepusculares como diurnas.
  • Los mosquitos son más abundantes en zonas templadas con temperaturas + de 16ºC.
  • Y en zonas con mucha humedad, ya que los mosquitos necesitan agua para completar su ciclo. Ponen huevos en aguas estancadas.

 

Patología y síntomas de la dirofilariosis

Todos los síntomas de la enfermedad van a aparecer como consecuencia del asentamiento de los nematodos en su forma adulta en la arteria pulmonar, ventrículo derecho, vena cava y vena hepática en el peor de los casos, aunque pueden tardar años en manifestarse.

  Fuente fotográfica aquí

 

  • Endoarteritis: engrosamiento de las paredes de la arteria por la erosión continua de los vermes.
  • Hipertensión pulmonar por taponamiento continuado de la luz de la arteria, dificultándose la correcta circulación sanguínea. No se produce siempre, dependerá de la carga parasitaria.
  • Fallo cardíaco congestivo
  • Síndrome de la vena cava.
  • Hepatomegalia: Aumento de tamaño del hígado.
  • Neumonía alérgica, en animales con buena respuesta inmunitaria.
  • Trastornos renales, por depósitos de inmunocomplejos.
  • Tromboembolización, muerte de vermes o formación de fibrina por daño endotelial, desgarramientos provocados por los adultos de Dirofilaria.

Todo ello produce:

  • Tos crónica
  • Disnea
  • Ronquido pulmonar en auscultación.
  • Menor tolerancia al ejercicio.
  • Pérdida de peso
  • Taquicardia
  • Edemas periféricos

 

Tratamiento

Es una enfermedad parasitaria que afortunadamente tiene tratamiento.

  • Específico: combinación de antiparasitarios específicos (para eliminar el parásito en su forma adulta y larvaria) y antibióticos.
  • Sintomático: para solventar los problemas causados por el parásito.

 

¿Cómo prevenir?

La prevención es LO MÁS IMPORTANTE de todo.

1. Antiparasitarios externos

Utiliza durante TODO EL AÑO productos antiparasitarios externos repelentes para mantener alejados los mosquitos.

Recomiendo utilizar un collar durante todo el año y reforzar con pipetas + sprays repelentes al comenzar el buen tiempo (aproximadamente desde abril hasta octubre).

  • La elección de un buen antiparasitario externo es MUY IMPORTANTE, asegúrate de que se han realizado estudios eficaces y fíjate bien en la duración de los productos que elijas para cambiarlo cuando sea necesario.

 2. Antiparasitarios internos

Debido a que desde que el mosquito inocula las microfilarias hasta que se desarrollan a su última fase larvaria L5 pasan 1-2 meses, en zonas endémicas y épocas estivales donde hay abundancia de mosquitos (vector transmisor) y por ello mayor probabilidad de parasitación por Dirofilaria, se recomienda administrar de manera preventiva un antiparasitario larvicida una vez al mes.

Si nos vamos de viaje a una zona endémica, el protocolo recomendado es administrar el antiparasitario interno 1 mes tras la vuelta del viaje.

Los principios activos más utilizados son: ivermectina, milbemicina oxima, moxidectina, selamectina.

 

3. Vacunación

Si estáis interesados en esta opción consultad con vuestro veterinario y él os explicará en qué casos está indicada.

 

4. Mosquiteras

Otro método de protección es la instalación de mosquiteras en casa para evitar que entren al interior.

 

La dirofilariosis es una enfermedad muy extendida, más frecuente en áreas templadas y húmedas donde los mosquitos son más abundantes. En España, las zonas más afectadas son Canarias, la cuenca del Ebro, Valencia y Huelva. Sin embargo, puede darse en cualquier zona de la península, lo cual se debe tener en cuenta a la hora de viajar con nuestros perretes.

WhatsApp chat