Prueba 2 semanas desde 9,90€ (Aviso COVID: seguimos cocinando para vosotros) EMPEZAR
Seleccionar página

 Las propiedades de un nutriente o alimento pueden influir directamente en el comportamiento de los perros ¿Lo sabíais? Seguro que a muchos de vosotros nunca se os habría ocurrido pensar que estos dos términos tan aparentemente diferentes (comportamiento y alimentación) pudieran tener relación, pues en el post de hoy os lo vamos a contar.

1. TIPO DE DIETA

Para empezar, nos fijaremos en el tipo de dieta:

  • Pienso
  • Alimento deshidratado
  • Dieta cocinada
  • BARF

No puede ser lo mismo. Está claro que esto ya puede suponer un cambio en el comportamiento de algunos perros. Comer cada día el mismo alimento, como pudiera ser el pienso, puede llegar a aburrirles. Pueden perder interés, o incluso hacerles más ansiosos con cualquier otro alimento que no sea el que está en su plato.

2. NUTRIENTES

Mirando más en profundidad en el interior del alimento, hay componentes en los mismos que pueden influir de diferentes maneras en el comportamiento de nuestros perretes como, por ejemplo:

 

L- Triptófano

Es el aminoácido por excelencia en la influencia del comportamiento porque es el precursor de la serotonina y melatonina (hormona de la felicidad y del sueño respectivamente).

Debido a que es un aminoácido esencial es necesaria su presencia en la dieta, ya que el organismo no puede sinterizarlo por sí mismo.

Los altos niveles de triptófano en el cerebro pueden aumentar la producción de serotonina, esta es una sustancia clave para que haya un buen funcionamiento entre las neuronas. Además, de ser la hormona del bienestar e influir en el estado de ánimo influye en la saciedad (apetito), función cardiaca, dolor, etc. Por lo tanto, si conseguimos una dieta rica en triptófano podemos mejorar el comportamiento disminuyendo el estrés y mejorando el bienestar del perro.

 

¿Dónde se encuentra?

El triptófano es un aminoácido, por lo que se encuentra en las proteínas. Se encuentra en alimentos como la carne y algunos pescados frescos, huevos, legumbres, soja, quesos curados…

Cuanto mayor sea la calidad y digestibilidad de estas proteínas más biodisponibles estarán los aminoácidos que contengan. Es decir, que será más sencillo que puedan ser utilizados por el organismo.

 

¿Cómo es aprovechado?

Este triptófano se absorbe en el intestino tras la digestión de las cadenas de aminoácidos proteicos y pasa a la sangre.

Es transformado en serotonina en dos lugares:

  • Epitelio intestinal (pared del intestino)
  • Sistema nervioso central (en el cerebro).

 

  En el EPITELIO INTESTINAL la microbiota intestinal tiene una función esencial en la transformación del triptófano en serotonina. Está considerada como el segundo cerebro del organismo. Una flora bacteriana intestinal rica y equilibrada es clave para multitud de mecanismos.

  El principal problema en la absorción del triptófano a nivel del SISTEMA NERVIOSO CENTRAL (SNC) es que compite con otros aminoácidos en su absorción, siendo el resto los que primero se absorben allí. Esto hace que disminuya la capacidad de absorción del triptófano hacia el cerebro. Por ello, en algunos casos, recomiendan bajar un poco el % de proteína en la dieta cuando estamos suplementando con triptófano y queremos que haya una máxima absorción del mismo.

Si bajamos el % de proteína tendríamos que subir proporcionalmente alguno de los otros macronutrientes que participan en la ecuación (grasas o carbohidratos).

 

¿Aumentar carbohidratos en la dieta?

Como ya sabéis, las dietas altas en carbohidratos producen un gran pico de glucosa tras la ingestión del alimento. Esto también puede influir en el comportamiento, provocándoles una excesiva necesidad de actividad tras la ingestión. Para paliar este alto pico de glucosa se tiene que liberar insulina. Esta insulina, casualmente, hace que se aumente la absorción en otros tejidos distintos del sistema nervioso de los aminoácidos que competían con el triptófano, haciendo que aumente la llegada de este al SNC.

Hasta aquí todo parece perfecto, aumentando los carbohidratos en la dieta mejoraríamos la absorción del triptófano ¿No?

Como ya hemos hablado muchas veces, creemos que las dietas para perros no deberían contener una excesiva cantidad de carbohidratos. Si no una composición en carbohidratos menor, con un máximo un 25%. Y que su principal nutriente deben ser las proteínas, a poder ser, de origen animal en su mayoría.

En el caso de ser necesario ajustar la dieta de un perro al que sea necesario suplementar con triptófano se puede aumentar un poco el % de carbohidratos. Incluyendo aquellos de bajo índice glucémico, que no provocan un pico tan alto de glucosa después de comer, como hojas verdes, brócoli…

Además, como el triptófano es también precursor de la melatonina, en caso de tener que suplementar, se recomienda hacerlo por la noche. Así obtendremos un mejor descanso nocturno.

 

Calidad de la proteína

Como ya hemos mencionado en el punto anterior, la calidad de las proteínas de la dieta de nuestros perros es esencial y no solo por la absorción del triptófano.

  • En un estudio (link) se analizaron las respuestas conductuales de varios perros. Un grupo alimentado con una dieta básica y otro con una dieta con proteínas mayor calidad. Los perros del segundo grupo presentaron niveles reducidos de cortisol en sangre, lo que indica un menor nivel de estrés en el organismo.
  • En otro estudio (link) similar,  se compararon también dos grupos de perros alimentados con dietas de diferentes calidades. La considerada “Premium” contenía un mayor % de proteína, siendo esta proteína de mayor calidad y digestibilidad. El grupo de perros que se alimentó con dicha dieta, presentó mejor comportamiento que el otro grupo.

 Esto demuestra que la calidad, disponibilidad y la fuente de proteínas del alimento pueden influir en el comportamiento de los perros.

Acidos grasos omega 3

  Cachorros:

Hay estudios (link) que han demostrado que la deficiencia de DHA (ácido docosahexanoico), en perras embarazadas y lactantes, puede afectar el desarrollo cerebral y visual de sus cachorros. La suplementación con aceites de pescado, que contienen altos niveles de DHA, mejoran la función cognitiva de los mismos, mostrándose más participativos y con mayor capacidad de concentración en el aprendizaje. 

Otros estudios, han demostrados que la suplementación con ácidos grasos omega 3 puede aumentar los niveles de serotonina cerebral en algunos animales. Sin embargo la deficiencia puede disminuirla. Se ha demostrado que los perros con bajos niveles de ácidos grasos omega 3 han mostrado una mayor tendencia a la agresividad.

  Perros mayores

Los ácidos grasos omega 3 junto con sustancias antioxidantes como la vitamina E también influyen en los perros de edad avanzada. Mejoran su capacidad cognitiva, disminuyendo el deterioro cognitivo producido por el daño oxidativo celular propio de la edad en el sistema nervioso. (link)  

Esto hace que comportamientos propios de la demencia senil, como la desorientación, tengan una aparición más tardía mejorando su bienestar.

 

Alfa- casocepina

El adecuado equilibrio entre los neurotransmisores y receptores cerebrales es vital para las emociones, la cognición, el estado de ánimo y los distintos tipos de comportamiento. El alimento tiene que proporcionar los nutrientes necesarios para mantener el sistema nervioso y su correcto funcionamiento.

  • La alfa-casocepina: Es una proteína, un decapéptido procedente de la hidrólisis de la alfa-1 caseína, que es la principal proteína de la leche.
  • Son popularmente conocidos los efectos relajantes relacionados con el sueño de la leche materna tras ser ingerida en los niños y animales jóvenes.
  • Los lactantes tienen la capacidad de metabolizar la caseína de la leche de tal forma para producir la alfa-casocepina. Este decapéptido se une a los receptores GABA del cerebro produciendo un efecto tranquilizante similar a los ansiolíticos, pero sin los efectos secundarios de los mismos.
  • Conforme las crías pierden su condición de lactante el sistema digestivo cambia disminuyendo la capacidad de producir la alfa casocepina endógena a partir de la caseína de la leche.

 

Suplementación de alfa-caseocepina

Esta sustancia se puede obtener de manera artificial mediante su extracción de la leche desnatada a partir de proceso llamado hidrólisis. Después, se somete a un tratamiento térmico para la deshidratación y la obtención final del decapéptido bioactivo.

Varios estudios han comprobado su eficacia como nutracéutico. En particular, con los problemas de ansiedad y los síntomas relacionados con el estrés, reduciendo sus signos. También reduce las reacciones de miedo, regula las emociones intensas y el sueño. Pero debe ser administrado durante largos períodos para ver resultados.

Es una sustancia muy segura sin efecto secundario alguno, ya que sigue el mismo mecanismo que cuando son lactantes.

Se puede administrar a largo plazo previamente y durante situaciones estresantes previsibles. Por ejemplo, la llegada de nuevo miembro a la familia, cambios de hogar, cambios de hábitos, época de petardos, etc.

 

Vitaminas del grupo B

  • Indispensables para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central. Tiene efectos calmantes y se considera una vitamina antiestrés.
  • Son vitaminas esenciales, es decir, que el organismo no las sintetiza por sí mismo. Deben estar siempre presentes en la dieta.
  • Al ser hidrosolubles, no se acumulan en los tejidos, se excretan constantemente si no son utilizadas.
  • Las vitaminas del grupo B presentes en los alimentos muy procesados se dañan con facilidad. Por ello es mejor administrarlas a través de alimentos frescos como carnes y vísceras.

 

 3. HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN

Cambiar o añadir algunas cosillas en su día a día a la hora de comer pueden hacer que nuestro perro disminuya su ansiedad o estrés.

  Masticación: el acto de masticar libera endorfinas en su cerebro, generándole una sensación de calma y relajación. Podemos facilitarle todos los días durante unos 10-20 minutos snacks deshidratados para roer del tamaño adecuado a cada perro para que no puedan tragárselos. Por ejemplo, nervios de vaca, caravaca, etc, o huesos crudos recreativos.

  Juegos interactivos: Podemos introducir su alimento en juguetes interactivos donde tengan que pensar para ir sacando la comida.

  Lamido: podemos también añadir cada día un poco de alimento húmedo en alguna plataforma, como por ejemplo:  la LickinMat alfombra o la Aqua Paw Licking Mat, que le haga tener que lamer para acceder al alimento. Esto también libera endorfinas similares a las de la masticación, produciéndole bienestar mental.

  Cantidad de comida administrada excesiva o insuficiente

  • Un perro con sobrepeso se volverá más letárgico e inactivo. Su comportamiento cambiará.
  • Un perro al que no le proveemos de una suficiente cantidad de alimento con los nutrientes necesarios tendrá un bajo índice de glucosa en sangre, lo que le volverá más sensible e irritable, aumentando la probabilidad de agresión por su parte.

Por lo que el alimento, tanto por la incorporación de algunos nutrientes como por la cantidad que se ofrece, puede influir en el comportamiento animal de forma significativa.

 

Por lo que, en conclusión:

Una dieta equilibrada que beneficia a su sistema nervioso contribuye sin duda alguna a que tengan un comportamiento equilibrado.

 

 

WhatsApp chat