Prueba desde 9,90€ durante las dos primeras semanas EMPEZAR

Este es un tema que a menudo produce controversia entre los propietarios de perros, aunque no deja de ser una decisión libre de cada uno.

Tomar una decisión

En primer lugar, si vamos a dejar que nuestros amigos suban a la cama con nosotros debemos tenerlo claro, puesto que no podemos dejarles subir en unas situaciones y en otras no, unos días si y otros no, esto les producirá confusión, es algo que no entenderán. Por lo que, si la decisión es que no, mejor acostumbrarles desde pequeños, positivizando su lugar de descanso.

Beneficios

Si decides compartir la noche con tu mejor amigo, vamos a contarte los beneficios que tiene.

Los perros como animales grupales que son, necesitan formar vínculo con sus compañeros de vida, no les gusta estar solos, por lo que preferirán, sin duda, acompañarnos también en el descanso nocturno.

Además, tenemos excusa para hacerlo, porque varios estudios científicos han demostrado que dormir con nuestro perro tiene efectos positivos

Reduce el estrés: hacen que nuestro organismo secrete oxitocina (una hormona que nos produce bienestar) y disminuya cortisol en sangre, la hormona que aumenta en situaciones de estrés.

 Reduce la ansiedad: su respiración rítmica y tranquila nos ayuda a conciliar el sueño, produciéndonos relajación. Por lo que ayuda en momentos de insomnio.

 Reduce la presión arterial: está demostrado que acariciar a un perro disminuye la presión arterial, aumentando la tranquilidad.

 Dormir con ellos nos transmite mayor sensación de confort, seguridad y protección.

 Hace que aumentemos el vínculo con ellos, algo muy importante en la relación perro- humano.

 Al considerar todo lo anterior hacen que mejore la calidad de nuestro sueño.

A tener en cuenta

A pesar de esto, muchas personas tendrán la opinión de que dormir con un perro es molesto si tienen el sueño muy ligero y tienen perros ruidosos como algunos braquicéfalos que puedan roncar mucho, o que simplemente les pueda incomodar su movimiento.

Otras personas pensarán que es antihigiénico dejar subir al perro a la cama, pero si tienen unos cuidados médicos y de higiene adecuados, no tienen por qué ser motivo de problema de salud, a no ser que sean personas con problemas inmunológicos, como asma o alergias en cuyo caso si puede ser perjudicial.

Importante

Aun así, debemos tener claro algo y es que, dejar dormir a nuestro perro con nosotros NO LES GENERA PROBLEMAS DE CONDUCTA en sí mismo, a no ser que el perro en cuestión ya tenga problemas de hiperapego o agresividad previos, en cuyo caso siempre va a ser mejor hablar con un buen etólogo canino que nos asesore. Pero el dormir con nosotros no será EL MOTIVO.

Así pues, al contrario de lo que muchos adiestradores dicen en programas televisivos, dormir con nuestros perros no les va a hacer desarrollar la supuesta y tan nombrada “dominancia” (pero ese es otro tema relacionado con el comportamiento animal que puede que toquemos en otros post de la mano de profesionales del sector).

Espacio disponible

Y, por último, el tamaño del perro no importa, todos aportan los mismos beneficios, sean grandes o pequeños, aunque muchos estudios afirman que es más común que los perros de mediano y pequeño tamaño duerman con sus tutores, aunque también haya un gran % de perros de tamaño grande que lo hagan. Imagino que en esto ya influirá el espacio que tengamos disponible para poder dormir cómodamente.

 

Así que ya sabéis, si por lo que sea estabais dudando en si compartir el sueño con vuestro peludo o no, ya tenéis la información necesaria para tomar la decisión.

 

WhatsApp chat