Prueba 2 semanas desde 9,90€ (Aviso COVID: seguimos cocinando para vosotros) EMPEZAR
Seleccionar página

¿Qué son las intolerancias y las alergias alimentarias en perros? Las alergias alimentarias son un conjunto de reacciones adversas al alimento que pueden sufrir los perros. Están producidas por mecanismos diferentes, pero ambas desencadenan una respuesta de hipersensibilidad, es decir, el organismo responde de forma exagerada frente a algo. Cada vez es más común encontrar perros afectados por este proceso.

Diferencia entre intolerancias y alergias alimentarias en perros:

  Las ALERGIAS ALIMENTARIA en perros:

Se debe a una respuesta inmunológica del organismo a uno o varios alérgenos que componen el alimento, es decir, proteínas. En la primera ingestión del alimento, se va a producir la formación de anticuerpos contra el antígeno, es decir, frente a la proteína que el cuerpo considera como “mala”. Produciendo los síntomas de la alergia en contactos posteriores con el alérgeno, al ya tener los anticuerpos formados frente a él. Existen factores que aumentan la frecuencia de aparición de esta alergia, algunos de ellos son:

  ˗   Dosis y forma del antígeno/alérgeno (proteína).

  ˗   Genética y edad del perro.

  ˗   Mala digestión de la proteína (porque a lo mejor sea de mala calidad).

  ˗   Aumento de la permeabilidad intestinal por alguna alteración a nivel intestinal. Esto quiere decir que los poros del intestino por los que entran los nutrientes se hacen más grandes y dejan pasar más cosas además de los nutrientes, lo que hace al proceso menos selectivo.

  ˗   La flora bacteriana, si es pobre o de mala calidad.

  Al contrario de las INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS:

Las cuales no están mediadas por el sistema inmune, sino que se deben a una respuesta fisiológica anormal del organismo. No requieren previa exposición del alimento para provocar síntomas. Pueden ser provocadas por alimentos que contengan sustancias farmacológicas como histamina, por falta de alguna enzima en el organismo, intoxicación alimentaria, etc.

¿Qué puede provocar las alergias alimentarias?

Las intolerancias y alergias alimentarias pueden causar signos cutáneos, siendo el más frecuente el picor y enrojecimiento de la piel, además de los signos gastrointestinales como vómitos, diarreas, flatulencias, dolor abdominal, inflamación del colon, pérdida de peso, etc. Con menor frecuencia aparecen signos neurológicos y respiratorios.

Si tu perro sufre alguno de estos síntomas puede ser que esté sufriendo una reacción adversa al alimento, por ello debemos diagnosticar el problema mediante una dieta de eliminación o pruebas de alergia. Otra opción es administrar una dieta comercial hipoalergénica sin más. Esto ya es decisión de cada uno. A continuación explicamos qué es cada cosa para que podáis elegir la que mejor se adapte a vosotros y a vuestro amigo peludo.

¿Cómo diagnosticar las intolerancias y alergias alimentarias?

Podemos aplicar primeramente una dieta de eliminación, que como su propio nombre indica, se basará en eliminar los alimentos de la dieta que están provocando la reacción adversa y con ella los síntomas.

Características principales de una buena dieta de eliminación

   Formulada con ingredientes totalmente diferentes a la dieta anterior, aquellos que el perro no haya ingerido anteriormente a lo largo de su vida. 

Hay estudios que dicen que los perros muestran más reacciones adversas hacia ingredientes a los que están expuestos de forma repetida, basándose en que se ha demostrado que algunos alimentos como vacuno, lácteos, y trigo son ingredientes típicos de las dietas para perros y los que más reacciones adversas provocan en los perros, y esto podría ser porque llevan ingiriendo estos alimentos durante muchos años a lo largo de la historia.

   Que tengan una única fuente de proteínas y carbohidratos, lo que llamamos dietas monoproteicas, que lleven carnes y vísceras de un único tipo de animal, y carbohidratos provenientes de limitados tipos de verduras o tubérculos. Cuantos menos ingredientes tenga la dieta mejor para digerir por el organismo y más exactos serán los resultados.

   Ingredientes comúnmente utilizados en las dietas de eliminación: Carnes novedosas como venado, jabalí, pato, cordero, pavo, conejo, caballo o pescados como salmón… El arroz, la avena, la yuca, batata o el plátano son opciones como fuente de carbohidrato.

Cómo proceder:

Entonces, quitamos la alimentación habitual e introducimos una dieta con alguna de estas carnes y fuentes de carbohidratos. Si queremos hacer dieta casera es posible que al principio no sea una dieta completa, pero no os preocupéis porque poco a poco podremos introducir nuevos ingredientes que formen un equilibrio y la hagan completa. Porque lo que más nos interesa ahora es que los síntomas desaparezcan en nuestro perro y podamos empezar de 0 con nuevos ingredientes. Para calcular % de cantidades de ingredientes y de la ración podéis usar inicialmente los ejemplos del post de «dieta blanda». Después, para hacerla completa habría que ajustar algunas cosas (ej. introducir un 10% mínimo de vísceras en la ración).  

Podemos introducir, por ejemplo, carne de cordero con batata, avena o arroz durante al menos 7 días o hasta que veamos que los síntomas han desaparecido. Después, podemos introducir otra verdura, como por ejemplo, zanahoria. Más tarde, vísceras de cordero… O si viéramos que en una/dos semanas de comer carne de cordero no ha mejorado pues cambiaríamos de carne y volveríamos a empezar. Muchas otras veces son alergias o intolerancias a los cereales, esto también debemos tenerlo en cuenta.

 

Entonces… ¿Cuál elegir?

Esta dieta para perros alérgicos, se puede llevar a cabo mediante la formulación de dietas caseras o con dietas comerciales, ya formuladas para tal fin, llamadas comúnmente hipoalergénicas.

  La ventaja de las dietas caseras para perros alérgicos, es que en ellas podemos controlar el tipo de materia prima que contienen y la fuente de proteína, siendo estas, además, más palatables. Aunque hay ocasiones en la que no es tan recomendable hacer “experimentos en casa” como por ejemplo en cachorros en etapa de crecimiento, por riesgo de carencias nutricionales a largo plazo, si no está bien formulada por un profesional especialista. 

  Las limitaciones de las dietas comerciales para perros como diagnóstico de una alergia o intolerancia es el no poder diferenciar entre ingredientes de forma individual. Y que muchas veces contienen aditivos, estabilizantes y componentes formados durante el procesado del alimento que pueden contribuir a la aparición de las reacciones adversas. Aunque no cabe duda que el proceso de una dieta de eliminación con una dieta comercial es más sencillo.

¿Cuánto debe durar la dieta de eliminación para perros alérgicos?

La duración recomendable para estar con la dieta de eliminación es de 8 semanas, sin darle absolutamente nada más que esa dieta, si notamos mejoría y la dieta es completa podemos usarla ya de mantenimiento. 

Debemos tener en cuenta que, a veces, aunque empecemos con la nueva dieta pueden persistir algún tiempo los síntomas que provocaba la dieta anterior. Hay que tener paciencia y esperar un mínimo de 7 días para comprobar si los síntomas de la alergia o intolerancia desaparecen con la dieta de eliminación. Si perduraran en el tiempo entonces deberíamos plantearnos el cambiar los ingredientes de nuevo y volver a empezar con una nueva dieta de eliminación.

Pasadas las 8 semanas, en el caso de que la dieta de eliminación que hemos estado dando no sea completa porque la hayamos realizado de forma casera en casa, tendremos que introducir poco a poco los alimentos o suplementos que hagan falta para que sea completa. Vigilando y viendo como nuestro perro los tolera, o utilizar una dieta comercial con los mismos ingredientes base de la dieta de eliminación. En cualquier caso, con una transición muy lenta y gradual, para no echar a perder todo el trabajo realizado anteriormente.

¿Y si mi perro no tolera ningún alimento y no mejora con la dieta de eliminación?

En casos más extremos, en los que hemos probado con distintas fuentes de proteína y carbohidrato y el perro no mejora, o no queremos andar probando con dietas de eliminación, existen dietas comerciales que utilizan la técnica del hidrolizado de proteínas. Esta técnica se basa en romper mediante moléculas de agua (hidrólisis) las cadenas de proteínas, haciéndolas imperceptibles por los poros del intestino por donde entran las proteínas, de forma que el organismo no las detecte y no las ataque, y así no se lleve a cabo la reacción adversa.

Esta técnica también hace al alimento más digestible porque se podría decir que las proteínas están como “predigeridas” y el organismo las aprovecha directamente sin hacer esfuerzo en procesarlas.

Aunque algún estudio ha revelado que un pequeño número de perros pueden reaccionar igualmente a la proteína hidrolizada si ya lo hacen con ella intacta.

Siempre bajo supervisión de nuestro veterinario

Si detectamos estos síntomas de alergias alimentarias en perros debemos acudir a nuestro doctor. Esta dieta de eliminación debe llevarse a cabo bajo el seguimiento de un veterinario. Será él el que nos guíe en el proceso y determine la dieta final completa adecuada para el mantenimiento de nuestro perro una vez finalizada la dieta de eliminación.

Dieta de provocación para alergias alimentarias en perros:

Esta parte es opcional de realizar. Si con la dieta de eliminación nos ha ido bien, han desaparecido los síntomas, y hemos encontrado una dieta completa con los mismos ingredientes que le vaya bien a nuestros perro, podemos dejarlo así.

Pero, si queremos saber qué ingrediente era el que le provocaba la reacción adversa podemos tentar a la suerte y realizar una dieta de provocación. Siempre y cuando la reacción adversa no ponga en peligro la salud de nuestro amigo.

La prueba consiste en exponer al perro de nuevo a su dieta inicial, la causante de la reacción, pero añadiendo uno por uno los ingredientes de esta, con mínimo una semana de intervalo entre ingredientes introducidos. Es decir, introduciremos uno, se lo daremos durante mínimo 7 días, y si no ha habido síntomas, introduciremos otro durante otros 7 días, y así con todos. 

De no aparecer de nuevo los síntomas con la prueba de provocación por ingredientes, podríamos estimar que la reacción fuera motivada por algún aditivo, o algún producto de la degradación asociado al procesado del alimento en caso de dietas comerciales.

 

Es un proceso largo y complicado, por ello si queremos hacerlo bien debemos tener paciencia y constancia a la hora de realizarlo.

 

Otras opciones

No debemos olvidarnos de que muchas veces los perros presentan signos cutáneos motivados por alergias ambientales. Estas alergias pueden confundirse con alergias alimentarias en perros. Si queremos salir de dudas también existen pruebas de alergia para perros que con la extracción de un poco de sangre y mandando las muestras al laboratorio podemos saber a qué exactamente se debe la alergia de nuestro perro. Lo mejor siempre es consultar con nuestro veterinario que nos asesore en función de nuestro caso particular, los síntomas que presenta y su historial clínico previo.

 

Espero que el post os haya sido de utilidad. Si tenéis alguna duda podéis consultarnos y estaremos encantados de ayudaros con todo lo que esté en nuestra pata ;).

WhatsApp chat